El autoempleo

El autoempleo

El autoempleo es una fórmula eficaz y una alternativa real al trabajo por cuenta ajena, que cobra más importancia en ciclos de crisis económica en los que la oferta de empleo brinda por su ausencia. No existe una metodología o sistema que nos asegure el éxito de nuestro proyecto, pero sí una serie de recomendaciones que nos pueden acercar a una máxima optimización de la idea empresarial y de los recursos de los que dispongamos.

El autoempleo parte de la figura del emprendedor, la persona que da origen a la idea convertida en oportunidad, y que posteriormente la convierte en negocio partiendo de una estudiada planificación e investigación.  La acción del autoempleo, puede partir de una figura individual o grupal, que integre las cualidades necesarias, competencias experiencias y conocimientos para sacar adelante el proyecto. En ambos casos la integración debe abarcar las diferentes actuaciones de una empresa.

Tanto el autoempleo como la acción de emprender, se han convertido actualmente en una gran riqueza económica y social para el propio entramado empresarial del país. Las iniciativas parten de mentes creativas e innovadoras, que en muchas ocasiones abren nuevas vías y oportunidades de negocio a otras entidades, tómase como ejemplo la empresa Google, su innovación y cuota de mercado trae consigo a un gran número de empresas, usuarios y nuevas líneas de productos.

Pero la idea creativa no asegura al 100% el éxito de nuestro proyecto, aunque existe una serie de indicadores o recomendaciones que nos ayudan a optimizar el resultado:

– El empresario debe tener fe en su proyecto, si no cree en la idea transmitirá esa misma sensación a colaboradores, proveedores, distribuidores y clientes
– La planificación y el estudio de mercado resultan primordiales para la durabilidad del negocio, sino definimos qué queremos conseguir, a quién nos dirigimos, y cómo lo vamos a hacer, la idea se perderá en el propio camino. 
– La orientación al cliente resulta primordial para adaptar el producto a la demanda de los consumidores
– El autoempleo requiere una formación constante, al no contar con un equipo de trabajo integral, la persona debe convetirse en experte de todas los departamentos de una PYME
– Con cada cliente se debe aprender y aplicar esa experiencia en la siguiente cuenta comercial
– Establecer puntos de control que nos permitan observar el objetivo deseado, y el que se ha conseguido, para poder redirigir nuestra estrategia en función de las desviaciones detectadas
– Usar la organización y disciplina como rutina de trabajo. Cuando una persona es su propio jefe resulta fácil caer en comodidades

Una de las principales ventajas del autoempleo, es la motivación, la persona implicada convierte en objetivo de su existencia la necesidad de lograr su propia realización personal.

Scridb filter